lunes, 14 de enero de 2008

Salir del pozo a base de coraje

Épica victoria del Bétis frente a un mejor Getafe. Pavone se confirma como gran goleador. Ricardo salva tres puntos vitales para la permanencia.

Amigos, compañeros y retractores, ante la petición del amigo Manu que me deje de opinar del Madrid y opine de mi propia enfermedad, escribiré algo del club de mis amores, del club de mis pesadillas. El Betis de Chaparro, el Betis de Lopera.

Horario habitual en las citas ligueras del Bétis, domingo a las 17:00, sufrimiento habitual para los espectadores verdiblancos.

Corría el minuto 4, el club heliopolitano había salido en babia, como en tantas otras ocasiones. Más hubo una novedad, nos adelantábamos en el marcador. Ese gran bregador llamado Xisco porfía un balón que era del Pato, y consigue sacar una falta practicamente en la línea de fondo del meta argentino. El mismo Xisco se encarga de botarla suavecita al corazón del área, y aparece el "killer", el argentino Pavone se adelanta al Pato (menuda noche la del guardameta) y lleva el delirio a las incrédulas graderias (aún sin acabar) del Ruiz de Lopera.

Reacción de la grada, "Lopera termina el campo, Lopera termina el campo, termina el campo...".

Este gol no hizo más que poner más nervioso al incompetente conjunto verdiblanco, Arzu, Juande y Rivera no sabían como frenar a Granero y a De La Red. Con la ausencia de Capi, la enésima por lesión, no hay nadie que cree o lo intente en el centro del campo, es un despropósito todo. Rivera ya ha demostrado que sus mejores dias pasaron, Arzu sigue siendo un joven (y ya tiene una edad) con aspiraciones de gran centrocampista y el joven Juande (este, si) hace lo que puede.

Con este panorama el Getafe llegaba a porteria en incontables ocasiones, pero un hombre se cruzó en su camino, más bien un héroe, el meta luso Ricardo. Paradón tras paradón hacia inutil el asedio getafense y maquillaba los continuos errores de marca de Juanito y Melli, ¡que pareja de dos!. Sin duda, en estos momentos (yo no vio del pasado) una de las peores parejas de centrales de la liga.

Se mascaba la tragedia, pero en una de sus continua pugnas, y hay que ver como aguanta este tipo los balones al mejor estilo Drogbá, Pavone conseguía un centro inverosimil desde la banda izquierda al segundo palo, donde entraba con todo corazón el más que constante Edú, situando el 2 a 0 en el luminoso. Pavone ya no sólo sabe rematar, diosssssss, es un buen delantero en cualquier zona del ataque.

El panorama, sin embargo, no cambiaba mucho, el Betis ganaba, pero solo había un equipo sobre el césped, el de Laudrup. Y es que si el Madrid trata a los rivales como Federer, el Betis juega a una ruleta rusa que acabará colapsando las salas de urgencias de los hospitales de Sevilla.

Descanso, tiempo para reflexionar, "esto hay que aguantarlo como sea". Empieza el segundo tiempo igual, con Ricardo parándolo todo. Y Chaparro hace cambios, el fatigado Juande deja su puesto al bregador Somoza y el rápido Mark González sustituye a unos de los mejores sobre el tapete anoche, Xisco.


Y tras los cámbios rápido contraataque de los de Chaparro, el balon en profundidad hacia el "killer" centra para Mark González y Belenguer lo introduce en su porteria, el milagro se estaba produciendo. El Getafe era el mejor sin duda, y el equipo verdiblanco ganaba 3 a 0, ver para creer.


A partir de aqui, cámbio de tercio, pasamos de una película fantástica a una de terror. Tocaba sufrir, y esto lo sabía hasta el más optimista de los aficionados béticos. Empezaba a llover en el Ruiz de Lopera y nuevos cánticos hacia el propietario de todo esto "Lopera mojate, Lopera mojate, Lopera mojate".

Tras el gol bético, de nuevo el árbitro (esta vez, Lizondo Cortés) se inventaba un penalti en contra del Betis. ¿Como se puede pitar penalti, cuando el balón tras rebotar en el suelo le da a Somoza en su brazo? Esto es un expediente más en la negra historia del arbitraje español. De la Red batía a Ricardo, por fin. Y nervios y mas nervios en el Ruiz de Lopera. Aqui salieron a relucir todas las malezas del conjunto verdiblanco, incapaz de aguantar el balón, de dar dos pases seguidos, de marcar correctamente, de tirar el fuera de juego con criterio. Ricardo se desgañitaba viendo las ordas de Laudrup asediar su porteria.
Minuto 78, Manu del Moral dispara a porteria, el balón toca en Melli y despista al héroe Ricardo. Segundo gol del Getafe en el único fallo del meta luso. Y Melli, como no, volvía a ser protagonista de un gol en contra de su equipo. Entre él y Juanito nos matarán a disgustos.

Chaparro sodomizaba, y es que este tipo (mezcla entre uno de los hermanos Caratraba y Mick Jagger) conoce de sobra este tipo de partidos que el Betis tiene ganado y acaba liándola. Declaración de intenciones, el central Lima sustituye al centrocampista Arzu, hay que aguantar esto como sea, poner no un autobús, sino una compañía entera.

Acabó el partido, se ha producido el milagro, hemos ganado a un equipo que jugó mucho mejor que nosotros, un equipo que soñará con Ricardo durante el resto de la liga.

Mención especial merecen los recogepelotas del estadio, con el gol de De La Red, el 3 a 1, algunos desaparecieron y otros se dedicaron a esconder los balones, y es que la picaresca en Sevilla se inculca desde muy jovenes.

Se acabó el sufrir, de momento. Y una reflexión para el señor Manu: "a diferencia del Madrid el Betis juega mal porque es una banda, no tiene alternativa en la circunstancias en las que está, a nosotros sí que nos vale solo con ganar como sea, aunque sea atracando los partidos. Y una cosa muy importante, hay que reconocer las virtudes y las carencias del equipo, aqui por ejemplo tenemos a Edu, Pavone y Ricardo y alguna incógnita tipo Mark González, tipo Odonkor o Sobis. En el bando opuesto una larga lista, Rivera, Arzu, Juanito, Melli, Fernado Vega, etc.". La semana que viene de nuevo domingo a las 17:00, aqui estaré con los desfibriladores preparados.

1 comentario:

Manuel Morillas Muñoz dijo...

Sí señor. Ahora sí que se ha ganado usted mis respetos. Y tranquilo, que sé dónde están las metas y posibilidades del Betis, ¡he convivido varios años con personajes de similares gustos futbolísticos al tuyo!