sábado, 1 de marzo de 2008

Agüero se impone a los fantásticos

El Atlético se impone 4-2 a un triste Barça. Un Kun estelar participa en los cuatro goles. Los colchoneros se acuestan en Champions y los culés se alejan del liderato. La mayor goleada a los de Rijkaard de la temporada.

Los pitidos aparecían de inmediato en el Vicente Calderón, el Barça se apoderaba férreamente de la posesión del balón como un chico a su novia en medio de una discoteca con moscones. El Atlético esperaba en su campo y corría detrás de la pelota, de lado a lado al compás de los pases de Xavi e Iniesta. Hasta que el Kun Agüero impuso su calidad. Ningún jugador ha sacado a la luz con tanto descaro las carencias de un Barcelona llamado a ser el mejor equipo del mundo. El ex de Independiente aprovechó el escaparate mundial que supone este tipo de partidos para demostrar toda su clase, su talento, su lucha y su compromiso. Es un fuera de serie y hoy lo ha demostrado.

Los de Rijkaard imponían su ritmo y daban el primer aviso a la parroquia rojiblanca. Tras unas perfectas combinaciones al alcance de muy pocos equipos, Eto’o recibía un balón dentro del área y batía a Abbiati de tiro cruzado con suma facilidad. El gol fue anulado correctamente por el linier por fuera de juego. Los fantasmas volvían a rondar las aguas del Manzanares y vaya si lo hicieron. Antes de la media hora de partido Henry cambiaba el balón de banda hacia Xavi, el catalán templaba un balón al corazón del área que enganchaba Ronaldinho a la red con una chilena espectacular. Valera asistía como espectador de lujo a uno de los goles más bonitos de la temporada. Con el 0-1 muchos atléticos miraban al cronómetro con la esperanza de que el equipo culé no tuviera tiempo de repetir la goleada del pasado año.

Sin embargo apareció el Kun. El nuevo líder colchonero se echaba el equipo a la espalda y hacía resurgir a los de Aguirre. Pablo mandaba un pelotazo a campo contrario que conseguía controlar Agüero con el muslo, finta a Abidal, humillación a Milito y disparo seco desviado por Puyol al que Valdés no es capaz de responder. Aun así para los auténticos cracks como Agüero, para uno que siempre quiere ganar, no era suficiente. El argentino recogía el esférico pegado a la banda, se emparejaba con Abidal desafiándole de manera torera, se hacía un pequeño hueco por el centro y metía un gran balón con el exterior en profundidad para Maxi. ‘La Fiera’, que llevaba tiempo sin ver puerta, se encontraba un precioso balón en el área y acertaba a batir a Valdés con un tiro cruzado raso. Jubilo desatado en las gradas y pellizcos entre los aficionados que no podían ni creérselo. El Atlético se marchaba al vestuario con ventaja siendo muy inferior en juego al Barcelona.


Con la reanudación los rojiblancos empezaron a confiar en que la victoria era posible. Agüero y Forlán se movían sin tanta presión y comenzaban a combinar. Maxi recogía un balón aéreo en su banda y servía un pase bombeado al Kun. El argentino intenta controlar el cuero dentro del área rodeado por Zambrotta, Edmilson y Puyol cuando éste último le atropella como una apisonadora. Penalti absurdo que incluso pudo haber supuesto la expulsión del capitán azulgrana. El encargado de transformarlo fue Forlán, que con la sangre fría de un killer ponía el 3-1 en el marcador.

El Atlético era un rodillo, había conseguido neutralizar el centro del campo barcelonista y tanto Eto’o como Henry se desesperaban en busca de un pase en condiciones. Fue entonces cuando un chaval llamado Sergio Agüero se hizo mayor, fue justo entonces cuando muchos de nosotros asistimos a la auténtica consagración de un joven crack. El ‘10’ rojiblanco bailaba a toda la zaga del equipo de Rijkaard como si fueran niños. Salía victorioso de una lucha por el esférico con Puyol, rehumillaba a Gabi Milito, recortaba a Iniesta y sacaba un chut colocado a la cepa del palo de Valdés. Hay que ver la jugada repetida varias veces para asimilar el desparpajo, la fuerza y la garra que tiene este chico de 19 años.



Algunos nos frotábamos los ojos para asegurarnos de estar viendo algo real. El Atlético estaba dando un repaso escandaloso al todopoderoso Barça, aunque pronto recibíamos una dosis de realidad. Cuando el aire no podía venir más a favor Eto’o daba un coletazo antes de morir, el camerunés sacaba un tiro mordido desde fuera del área que primero pasaba por debajo de las piernas de Valera y después por las de Pablo (incluso en estos partidos el Atleti es el Atleti).

Consecuencias
Tres puntos que saben a gloria y afianzan al Atlético en los puestos que dan acceso a Liga de Campeones. Ilusiones renovadas en los seguidores y en el seno del vestuario. Ampliación del margen de maniobra de Javier Aguirre como técnico colchonero. Importantísimo varapalo para un Barça que ha recibido la mayor goleada de esta temporada y se aleja de nuevo del liderato. Frenazo en seco de la magnífica racha que estaban acumulando.

La actuación de jugadores como Xavi, Iniesta, Henry o Messi ha sido testimonial, claro que mejor testimonial que horrible como el partido de los defensas catalanes. La pareja Pablo y Perea se vuelve a mostrar como indispensable para un Atlético que aspire a algo, nadie se ha acordado de los no convocados Eller y Pernía. Buen debut de Ignacio Camacho bajo la tutela de Raúl García. Y Agüero, simplemente estelar.

El Crack: Agüero. No hay palabras para definir su partidazo.
El Dandy: Ronaldinho. Solamente su gol merece un premio.
El Duro: Puyol. En un partido limpio asedió a patadas al Kun.
¡Vaya día!: Milito. Fue un juguete para el ataque rojiblanco.

3 comentarios:

Nachete dijo...

En todos los equipos ha habido y hay jugadores que se erigen como los salvadores en momentos de crisis o simplemente son ensalzados a los altares por sus dotes de líderes. Pero en muchas ocasiones estos jugadores suelen borrarse ante las grandes citas o partidos de relevancia. Ahí tenemos a Valerón, Guti o en esta ocasión Messi y compañía. Lo del Kun es algo diferente. Ante el Madrid lo intentó por activa y por pasival pero no tuvo su día. Lo del sábado será para recordar por muchos años. Ya no sólo por la goleada al Barcelona, sino por que demostró que aunque las cosas estén mal, él siempre querrá el balón para seguir inventando.
Por cierto, muy buena crónica Javi, no pude ver el partido pero leyendo tu noticia compruebo que no me hizo falta.

Jorge MJ dijo...

Al César lo que es del César. Gran crónica y gran partido. Me pasa como a Nachete, que no vi el encuentro (supongo que todos intuireis las razones), pero con tu aportación ya se que pasó en el Calderón.

Por cierto, no hay quién os entienda, no ganais un partido ni a las chapas, y cuando llega el Barcelona le meteis 4. Espero que sigais por la buena línea.

raul7dios dijo...

¡Vaya día!: Javier Blanco